Andalucía recupera el 70% de los viajeros y superará los 20 millones

La región ha logrado cumplir las previsiones, el empleo ha crecido un 18% y se acerca a los datos de 2019. El mercado internacional sigue frenado.

El 2021 ha sido un año de recuperación turística en Andalucía, a pesar de los altibajos y la incertidumbre provocada por la pandemia en las distintas olas. A escasos días de que finalice el ejercicio y sin los datos definitivos, según los cálculos de la Consejería de Turismo, la región ha logrado recuperar el 70% de los viajeros perdidos en 2020 y va a alcanzar unos 20,5 millones de turistas recibidos.

“Esto es una buena noticia, porque demuestra que el turismo está tomando de nuevo impulso, las empresas están recobrando músculo y las expectativas son positivas. Sabíamos que era difícil, ante un panorama tan cambiante como el actual, pero el destino andaluz no solo ha estado a la altura, sino que ha liderado el turismo en nuestro país”, comenta a elEconomista Andalucía Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo.

Con estas cifras, que suponen unos siete millones de viajeros más que en 2020, Andalucía ha logrado cumplir y superar las previsiones marcadas al inicio del año por la consejería, aunque todavía está lejos de los datos de 2019, cuando batió récords con 32,5 millones de turistas.

Durante este ejercicio también ha crecido el empleo, superando los 260.000 afiliados en el sector, lo que supone un 18% más que el año pasado y comienza a acercarse a los datos prepandemia. “Hay que quitarse el sombrero ante los empresarios andaluces, porque Andalucía está siendo junto con Baleares la región con el crecimiento laboral más intenso entre las comunidades turísticas españolas”, apunta el consejero.

Teniendo en cuenta el comportamiento del turismo este año, las previsiones apuntan a que la Comunidad comenzará a recuperar el ritmo que venía registrando antes de la pandemia en el segundo semestre del 2022. En concreto, las estimaciones de la Junta apuntan a un crecimiento del 30% que elevaría los datos hasta situarse entre los 26 y los 30 millones de euros.

“La previsión es optimista, pero creo que sabiendo conjugar y coordinar nuestra política turística con la actividad empresarial, escuchando y hablando con todo el sector para encontrar juntos las soluciones adecuadas a cada reto que se presente, podremos conseguirlo”, apunta Marín.

Igual que sucedió en el año 2020, el turismo nacional ha logrado amortiguar la ausencia de turistas extranjeros, ya que, aunque este mercado ha registrado mejores cifras que el año pasado, aún no ha logrado recuperar el ritmo debido a la coyuntura internacional que ha llevado a los países emisores a modificar sus protocolos a medida que se iban sucediendo las distintas olas de contagio.

“Cada vez que la pandemia avanza y se imponen restricciones, se frena la actividad. Es innegable, lo estamos viendo desde el principio y de forma cíclica. Aunque también es cierto que ese freno está siendo más suave a medida que sabemos más sobre el virus, que aprendemos a evitarlo y que aparecen herramientas que podemos usar para controlarlo mejor más allá de la vacunación, como el pasaporte Covid”, comenta el consejero.

Tras unos puentes de otoño con cifras de récord, la sexta ola ha provocado un aluvión de cancelaciones que está ensombreciendo el cierre del año.