Osborne sortea la crisis con el auge de sus marcas de alimentación y ventas ‘online’

El grupo ofreció sus industrias para fabricar alcohol sanitario y ha colaborado con ayuntamientos e instituciones para ayudar a las personas más afectadas por la pandemia

El Grupo Osborne, una de las empresas con más solera de España, ha sufrido como el resto la paralización de la economía derivada de la pandemia del covid-19. Con los bares y restaurantes cerrados durante más de dos meses y la cancelación de todos los eventos festivos a nivel nacional, la compañía he tenido que valerse de su solidez financiera para lograr sortear los estragos de la crisis sanitaria.

La hostelería es un importante canal para Osborne, ya que concentra casi el 45% del total del consumo de las marcas del grupo. “Estamos muy sensibilizados y solidarizados con nuestros clientes, distribuidores y hosteleros, que están atravesando momentos tremendamente difíciles”, ha indicado a elEconomista Andalucía, Fernando Terry Osborne, CEO de Osborne.

Las marcas de alimentación del grupo han logrado paliar los efectos de esta paralización. “El parón en hostelería lo estamos compensando parcialmente, en nuestro caso, con un buen comportamiento de nuestras marcas en alimentación, con crecimientos superiores al año anterior”, ha manifestado el CEO.

Otro de los aspectos que ha ayudado al Grupo Osborne a sortear los efectos de la pandemia ha sido el auge de las ventas online, que a pesar de que aún son poco relevantes en el sector, han registrado un incremento del 100% con respecto al mismo periodo del año pasado.

“Reaccionar con rapidez, ante la situación adversa sobrevenida ha sido clave y ha puesto en valor la capacidad de respuesta que tenemos, esta creatividad positiva de búsqueda de soluciones y la agilidad en la toma de decisiones. Está claro que nos queda mucho trabajo y bastante incertidumbre, pero creo que en sí mismo la reacción, la ilusión y el despegue resultan prometedores y quiero resaltarlo como un buen trabajo de todos los empleados de Osborne”, ha añadido.

Desde el primer momento de la pandemia, la prioridad de la compañía fue salvaguardar la salud y seguridad de sus empleados y colaborar con las autoridades en todo lo necesario. En este sentido, Osborne ofreció sus industrias para la elaboración de alcohol sanitario, donó equipos de protección y colaboró con ayuntamientos e instituciones para ayudar a las personas más vulnerables en esta crisis.

Desde el punto de vista empresarial, el objetivo de Osborne en esta situación ha sido garantizar la liquidez y asegurar sus compromisos con los bancos. El grupo ha reducido sus gastos e inversiones para garantizar los ingresos y poder reaccionar rápido cuando la hostelería funcione al completo.