La fuerza del verde

Aunque muchos no lo sepan, la cerveza es uno de los valores más seguros de nuestra economía. Un producto directamente relacionado con sectores tan relevantes como la agricultura, la hostelería o el turismo, que contribuye a generar empleo y riqueza. Y, por supuesto, la compañera perfecta para disfrutar de nuestra gastronomía y compartir buenos momentos con nuestra gente. Hasta tal punto, que en el lenguaje corriente la pregunta “¿unas cañas?” sustituye a menudo al “¿quedamos?”. Y esas cañas se toman, siempre, en los bares. ¿Dónde si no?.

Por eso el futuro de la cerveza es tan importante para todos. Para contribuir a la recuperación de nuestra economía y para seguir disfrutando de esta forma de ser tan nuestra, a la que no queremos ni podemos renunciar. Y aunque este verano nos ha permitido revivir grandes momentos -visitar esos lugares que nos gustan, reunirnos con los nuestros y brindar en las terrazas de nuestros bares con una buena cerveza-, aún tendremos que trabajar para volver a la senda del crecimiento. Para aprender a convivir con este virus que castiga la sociabilidad y nos obliga a reinventarnos constantemente.

En nuestro caso, afrontamos el futuro con la fuerza del verde. Un color que guía nuestra estrategia de crecimiento y que, ahora que tenemos tan claro que nuestra salud depende de la del planeta, es más imprescindible que nunca. El verde siempre ha estado en nuestro ADN, desde que nacimos hace más de 150 años. En el espíritu de mejora constante y en la cercanía al consumidor que nos definen. En nuestra actitud para adaptarnos rápidamente a los cambios, con flexibilidad y agilidad. Y en nuestra capacidad para mantener el liderazgo en un sector tan competitivo como el del gran consumo, apostando siempre por la calidad y abiertos a la innovación. Innovación en productos, en procesos y en la relación que mantenemos con nuestros clientes y consumidores, apoyándonos en nuestro gran equipo y en las oportunidades que ofrece la digitalización.

Ese mismo verde define nuestra ambición de elaborar cervezas que le gusten al mundo, a las personas y el planeta. Ocupándonos de lo que preocupa a los españoles y volcando nuestro compromiso social en los jóvenes y los hosteleros, dos de los colectivos más afectados por esta crisis. Impulsando una industria más eficiente, que combate el cambio climático con energías renovables, elabora cervezas con el poder del sol y hace nuestras fábricas cero emisiones y cero residuos. Apostando por la economía circular en todo lo que hacemos. Cuidando recursos tan esenciales como el agua, con cervezas que devuelven a los ríos el 100% el agua que contienen. Y ayudando a nuestros bares, a nuestros agricultores y a nuestros distribuidores a ser cada vez más sostenibles.

Esta es la fuerza del verde que marca nuestro camino y que queremos contagiar al mundo, para impulsar la recuperación. Porque solo las compañías que piensan en la sostenibilidad a largo plazo y en el progreso de su comunidad tendrán futuro. Porque el futuro será verde, o no será.