Filetes impresos en 3D y cultivos sin agua, la comida del futuro

‘Startups’ de tecnología aplicada a la alimentación
buscan financiación para proyectos revolucionarios
que sean saludables y sostenibles medioambientalmente

El sector agroalimentario en España supone el 9,2% del PIB y un 11,9% del empleo, pero para poder seguir creciendo es fundamental fomentar el desarrollo de la tecnología aplicada a la innovación en alimentación. Solo en nuestro país existen ya más de 400 startups foodtech. Recientemente, el programa Spain FoodTech Startups, impulsado por Eatable Adventures, una compañía dedicada a encumbrar startups de alimentación, ha seleccionado a las cinco que más sobresalen en estos momentos con el fin de apoyarlas en la obtención de financiación para acelerar su desarrollo.

Una de ellas es Cocuus, una compañía tecnológica navarra que busca revolucionar la alimentación a través de soluciones disruptivas y diferenciadoras, atractivas y saludables para el consumidor, y sostenibles para el medioambiente. Así, es capaz de producir análogos (mimetic food) de proteína vegetal o celular mediante la impresión láser 2D/3D, bioimpresión y robótica. Por ejemplo, hace chuletones de carne artificial a partir de sustancias animales o vegetales cuyo aspecto y sabor son similares a las chuletas de vaca reales. De la misma manera, ha conseguido fabricar beicon o costillas de cordero. Ya piensa en comercializar carne a escala industrial valiéndose de una máquina capaz de producir diez kilos de chuletón sintético al día. De Navarra es también Moa, una compañía que combina biotecnología e inteligencia artificial para convertir los residuos y subproductos de la industria agroalimentaria en una “next generation protein” con alto valor nutricional y 100% sostenible”.

Innomy, por su parte, es una empresa con sede en Bilbao que produce alimentos de origen vegetal a base de hongos y setas, la cual, gracias a su tecnología e innovación, ha logrado replicar el sabor y la textura de la carne animal. Según los responsables de esta startup, “La cría de animales conduce a pandemias, gripes, etc., que provocan millones de muertes al año, mientras que la demanda de carne se estima que llegue a 455 millones de toneladas para el año 2050”.

Otra startups seleccionada por la aceleradora de tecnología alimentaria es H2 Hydroponics, afincada en Pontevedra, que se dedica a la creación de instalaciones hidropónicas para el cultivo vegetal intensivo en zonas con escasez de agua o bajo condiciones climáticas extremas. Por ejemplo, ha desarrollado instalaciones en Groenlandia o Emiratos Árabes Unidos. La quinta empresa seleccionada es la barcelonesa Proppos, que aplica la inteligencia artificial para el autopago inteligente y autónomo, y es capaz de reconocer cualquier producto sin necesidad de escanearlo: una solución indicada para cafeterías y restaurantes de servicio rápido.

Como subraya Mila Valcárcel, gerente y socia de Eatable Adventures, “la necesidad de innovación continua y mejora de la eficiencia de nuestra agricultura e industria alimentaria ha permitido desarrollar un incipiente ecosistema de foodtech”. Y añade: “La colaboración con la gran industria nos permite ayudar a las startups a escalar rápidamente y a canalizar inversiones para alcanzar volúmenes similares a los que se están alcanzado en otros países europeos”.