La industria alimentaria presume de talento femenino

Solo un tercio de las investigadoras del mundo son mujeres. Para revertir esta situación en España el Ministerio de Educación y Formación Profesional y Aecoc, la asociación de empresas de gran consumo, van a sumar esfuerzos para incentivar que las jóvenes opten por cursar carreras técnicas y científicas

La ONU (Organización de las Naciones Unidas) lo revela en un dato concluyente: solo el 30% de las investigadoras del mundo son mujeres; y unicamente el mismo porcentaje de todas las estudiantes del mundo escoge estudios superiores dentro del campo de las ciencias, la tecnología y las matemáticas. Con el fin de incrementar ese porcentaje, al menos en lo que respecta a España, en Ministerio de Educación y Formación Profesional presentó el pasado 11 de febrero, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, el proyecto Steam por el talento femenino, bautizado con el nombre de ‘Niñas en pie de Ciencia’.

A este proyecto, cuyo objetivo es impulsar la participación de niñas y jóvenes en las materias Steam (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en conexión con Arte y Humanidades), se ha sumado Aecoc (la Asociación de Fabricantes y Distribuidores), cuyo comité de recursos humanos incluirá entre sus líneas de trabajo acciones destinadas a visualizar la labor de las mujeres en puestos de responsabilidad relacionados con las citadas materias dentro de sus compañías. Esta alianza se va a plasmar en un plan de trabajo anual en el que se concretarán metas, calendario y recursos, y que permitirá seguir las acciones impulsadas. Entre estas acciones, se encuentran la creación de un sello de calidad para centros educativos y formativos; la convocatoria de proyectos Steam y la elaboración de un programa de orientación profesional centrado en las vocaciones Steam desde una perspectiva de género.

Nuria de Pedraza, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de Aecoc, señala que decidieron sumarse a este proyecto “porque comulgamos con el objetivo de mismo, ya que creemos que hay recorrido para visibilizar más y mejor el papel de la mujer en puestos clave, incluso en posiciones directivas, pero sobre todo en las carreras técnicas”. Apunta también que “cuando las niñas y las jóvenes se plantean su futuro profesional, e incluso educativo, quizá miren más a otras carreras y no tanto a las técnicas, a las ingenierías y a las ciencias”.

De Pedraza explica algunas de las propuestas de Aecoc, tanto para visibilizar a las mujeres que ocupan puestos de responsabilidad empresarial en áreas como logística, calidad o sistemas, como para potenciar los estudios científico-técnicos entre las estudiantes. Una de ellas es a través de un programa, ‘Universidad-empresa’, en el que trabajan con 69 centros universitarios de todo el país y escuelas de formación profesional. En él, se hacen sesiones informativas en donde se comparten con las estudiantes los atractivos del sector de la alimentación, se explica cómo es el día a día de trabajo de las mujeres con responsabilidades en las citadas áreas, y se anima a otras mujeres a optar por carreras técnicas.

La responsable de Comunicación y Relaciones Institucionales de Aecoc comenta que el Comité de Recursos Humanos de la asociación está trabajando en analizar cómo se está transformando el empleo, qué puestos de trabajo van a perder más fuerza y cuáles van a tener más proyección en el nuevo modelo económico que probablemente surja tras la pandemia. “Vemos que, justamente, en el futuro las carreras científicas, las ingenierías y las matemáticas en relación con el big data van a tener mucho recorrido. Y si no tenemos mujeres ahí, hay riesgo de que se queden fuera de ese mercado laboral que se va a definir, por lo que es muy importante que se potencien este tipo de estudios”, recalca de Pedraza.

Ocho mujeres con cargos directivos o de responsabilidad en algunas de las compañías alimentarias más importantes con presencia en España, formadas en los ámbitos científico y técnico, explican cómo incentivar a las jóvenes estudiantes para que apuesten por formarse en ciencias, señalan cuáles son las dificultades a las que se enfrentan las mujeres a la hora de desarrollar carreras profesionales en los citados ámbitos, y, finalmente, ofrecen un consejo a las futuras investigadoras.