Unilever acelera en la reducción del plástico y el uso de envases reciclados

Para 2025 la compañía recortará a la mitad el uso de plástico virgen y utilizará al menos un 25% de plástico reciclado. Los envases de algunas marcas ya son 100% reciclables

La multinacional británico-holandesa Unilever, propietaria de marcas de alimentación como Heartbrand (Magnum), Frigo, Knorr, Helmann’s, Lipton, Tulipán, Calvé, Ligeresa o Flora, continúa avanzado en su objetivo para lograr un mundo libre de residuos mediante la utilización de plástico reciclado en los envases de sus productos. De hecho, el año pasado Unilever se convirtió en la primera compañía en comprometerse con una reducción completa del plástico en todo su portfolio. Además, para 2025 la compañía asegura que reducirá a la mitad el uso de plástico virgen, disminuyendo en más de 100.000 toneladas su uso para envases de plástico y acelerará el uso de plástico reciclado.

Entre el 1 de julio de 2019 y el 30 de junio de 2020, el progreso en sostenibilidad de la compañía se ha concretado en el aumento del empleo de plástico reciclado post-consumo (PCR) en alrededor de 75.000 toneladas, que es más del 10% de su huella de plástico. Esto supone un aumento significativo en aras de utilizar al menos un 25% de PCR para 2025. En Unilever confían en duplicar el uso de plástico reciclado en los próximos 12 meses.

La compañía ha lanzado nuevas innovaciones para reducir el uso absoluto del plástico, como los envases de helado reciclado a base de cartón, que permitirán ahorrar hasta 4.500 toneladas de plástico. En España, marcas como Magnum ya han impulsado distintas iniciativas de economía circular en muchos de sus envases, que ya utilizan un 100% de plástico reciclado. En Unilever señalan que van a “continuar probando, aprendiendo y perfeccionando” nuevos modelos de negocio vinculados a los envases reutilizables y rellenables. A tal fin cuentan ya con equipos dedicados a escalar en este trabajo. La multinacional asegura también que va a desarrollar hojas de ruta específicas para cada país con el fin de ayudar a recolectar y procesar más envases de plástico de los que vende.

En palabras de Alan Jope, consejero delegado de Unilever, “la cultura de lo desechable sigue dominando nuestras vidas y perjudicando al planeta. A pesar de las difíciles condiciones actuales, no debemos dar la espalda al problema derivado de la contaminación de los plásticos. Es crucial que nosotros y el resto de la industria mantengamos el rumbo, reduzcamos la cantidad de plástico utilizado y pasemos rápidamente al modelo de economía circular. Por su parte Ana Palencia, directora de Sostenibilidad de Unilever España, afirma que “la economía circular es una responsabilidad para las empresas y una palanca de crecimiento. Durante estos meses de pandemia hemos visto que la preocupación social y medioambiental se ha visto reforzada y el consumidor es cada vez consciente del impacto en el planeta de sus actos y estilo de vida”.