España quiere liderar la telelectura de contadores

Operadoras del sector del agua urbana, energéticas y tecnológicas se han asociado para desarrollar un plan que posicione a España como referente en esta tecnología

La escasez hídrica se ha convertido en uno de los principales desafíos del siglo XXI al que numerosas sociedades de todo el mundo están teniendo que enfrentarse. El uso y consumo de agua en los últimos 100 años se ha incrementado a un ritmo dos veces superior a la tasa de crecimiento de la población y, aunque no se puede hablar de falta de este recurso a nivel global, cada vez más regiones sufren carestía. Combatir este problema y conseguir un acceso universal al agua potable pasa por incrementar la eficiencia en la gestión integral del agua, un reto que las empresas del sector están consiguiendo gracias la digitalización.

El proceso de transformación digital que la industria del agua está implementando en los últimos años permite mejorar los procesos productivos, minimizar el tiempo de respuesta frente a averías, incrementar la eficiencia en sus operaciones o, incluso, obtener datos de consumo en tiempo real. Así, conceptos como Big Data, Inteligencia Artificial, Internet de las cosas o Realidad Aumentada están ganando fuerza en el día a día de este sector.

En este punto, la digitalización del parque de contadores cobra una importancia fundamental ya que no sólo permite conocer la lectura exacta en un momento determinado, sino también obtener y tratar muchos otros datos que sirven para optimizar la gestión de las operadoras, tales como análisis y patrones de consumos, alertas de fugas y anomalías, información para un mantenimiento preventivo del parque de contadores y una mayor y mejor información a los clientes, posibilitando nuevos servicios y mayor transparencia, en línea con la nueva Directiva de Aguas de Consumo.

Conscientes de los beneficios que las nuevas tecnologías aportan a su actividad, varias operadoras españolas del sector del agua urbana se han asociado con diferentes empresas energéticas y tecnológicas para desarrollar un plan que impulse la digitalización de los contadores de agua y gas en los hogares españoles.

El plan cuenta por el momento con la colaboración de 12 compañías (Canal de Isabel II, Aqualia, Suez, Global Omnium, Emasesa, Naturgy, Telefónica, Vodafone, Orange, Indra, Contazara e Hidroconta) y pretende desarrollar en España la telelectura de contadores basada en el Internet de las cosas (IoT) a nivel industrial mediante la instalación de 13,5 millones de contadores inteligentes para el agua y ocho millones para el gas hasta 2025 con una inversión conjunta inicial de 2.250 millones de euros (1.350 millones de euros para el sector del agua y 900 millones para el del gas).

El principal objetivo del proyecto es convertir a España en un país líder desde el punto de vista internacional en cuanto a parque instalado de contadores inteligentes, impulsando la modernización de la comunicación entre los hogares y las empresas de servicios públicos, pero también posicionarlo como referente en cuanto al desarrollo y explotación de la industria asociada a esta tecnología.

Las compañías asociadas consideran que el proyecto encaja “claramente” con los parámetros de la trasformación digital y la transición ecológica que recoge el Plan de Recuperación de la Unión Europea al conjugar los cuatro ejes transversales planteados: transformación digital, transición ecológica, cohesión social e igualdad. Por eso han trasladado al Gobierno una propuesta para que incluya esta iniciativa dentro del paquete de proyectos financiados por los fondos europeos Next Generation o, incluso, se instrumente como uno de los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica (Perte). En este sentido, plantean que las firmas promotoras asuman entre el 70% y el 80% del coste total -entre 1.575 millones y 1.800 millones de euros- y que el resto del coste, entre 450 y 675 millones, sea financiado por los fondos Next Generation. La inversión privada se distribuiría proporcionalmente entre las empresas en función de su participación en el proyecto.

El desarrollo de este plan fomentaría la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible al incentivar el consumo responsable, la disminución de emisiones CO2 o la reducción de la siniestralidad laboral. También contribuiría a preservar los recursos hídricos, ya que la implantación de los contadores inteligentes permitirá a las empresas del agua obtener hasta 180 datos en tiempo real a través de tecnología 5G o de transmisión por ondas de radio para optimizar sus procesos operativos.