La urgente necesidad de transformar el sector inmobiliria hacia un modelo más sostenible

En los últimos años, la sociedad está experimentando un proceso de transformación que se hace palpable en muy diversos aspectos. Un proceso que, entre otras cosas, pasa por el desarrollo y adopción de una mentalidad individual y colectiva cada vez más sostenible. No podemos ni debemos negar que el cambio climático es uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos como sociedad y también uno de los más graves a nivel mundial. Un problema que ya no podemos pasar por alto, sino que debe afrontarse implementando medidas urgentes que nos permitan frenar las posibles consecuencias, tanto a nivel medioambiental, como en lo referente al impacto socioeconómico. Ante esta situación, debemos apelar, en primer lugar, a la responsabilidad individual para que tanto las empresas como los individuos tomen conciencia y adopten comportamientos sostenibles en la medida de lo posible.

El sector inmobiliario juega un papel relevante en ese proceso de transformación socioeconómica, por lo que también está experimentando una transición en este aspecto y, dada su envergadura, debe convertirse en un verdadero motor del cambio. Ya no se trata de que la implementación de políticas sostenibles sean un valor añadido, sino que se convierten en una exigencia por parte de la ciudadanía para que las empresas tomen decisiones firmes y emprendan acciones contundentes para frenar su impacto medioambiental.

En este contexto, siendo realistas y teniendo en cuenta el impacto que tiene nuestra actividad, la transformación hacia un modelo sostenible debe comenzar con el compromiso por parte de todo el sector inmobiliario. Así, debemos establecer unos criterios claros sobre los que actuar para de este modo definir un camino y unos objetivos claros en materia de sostenibilidad.

Por un lado, las guías de actuación se revelan como herramientas fundamentales y necesarias, ya que pueden aportar soluciones eficientes a cuestiones relacionadas con la sostenibilidad ambiental y alineadas con las tendencias actuales. Este es el caso de la Guía Verde de Habitat Inmobiliaria, elaborada con el objetivo de convertirse en una referencia para la vivienda sostenible más allá de las obligaciones reglamentarias y prácticas comunes del sector. Una forma de tangibilizar nuestro compromiso con el cuidado del medio ambiente y con la sociedad en su conjunto. En este documento se incluyen una serie de propuestas que tienen como objetivo impulsar un cambio sustancial en la promoción de viviendas, poniendo en marcha políticas de lucha contra el cambio climático basadas en Edificios de Consumo Casi Nulo o nZEB como base de la nueva promoción urbanística, así como desarrollando zonas comunes en las promociones con un impacto ambiental más bajo y estándares de vivienda más saludable. Estas alternativas proponen técnicas diferenciales de construcción y planificación urbanística que inciden en aspectos tan importantes como la eficiencia energética, la reducción de la demanda de agua, la iluminación y calidad del aire interior, para reducir así el impacto ambiental sin perder de vista el bienestar de los propietarios. En definitiva, lo que Habitat Inmobiliaria promueve con esta guía es la incorporación de productos y equipos de un impacto ambiental más bajo para conseguir unos estándares de vivienda más eficiente y saludable, reduciendo así al final del proceso su huella ambiental.

Por otro lado, las alianzas estratégicas se elevan como un valor añadido a la hora de afrontar los retos que este contexto nos plantea. Concretamente, los actores que formamos parte del sector inmobiliario debemos estudiar muy detalladamente las posibles alianzas con organizaciones y asociaciones que promuevan la edificación sostenible. Por eso, en Habitat Inmobiliaria hemos querido unirnos al Green Building Council España, la principal organización de edificación sostenible de nuestro país y referente en la transformación hacia un modelo sostenible del sector de la edificación. Además, forma parte de la red internacional de World Green Building Council que, con presencia en más de 70 países y 36.000 miembros, promueve la transformación del sector de la edificación hacia un modelo sostenible, facilitando la relación entre sus socios y todos los agentes implicados. Esta alianza se enmarca en nuestro compromiso para contribuir a la creación de ciudades y comunidades sostenibles.

Asimismo, no debemos pasar por alto que la llegada del Covid-19 también ha impactado en la situación actual, creando nuevas necesidades y demandas por parte de los consumidores; y para poder responder a ellas, la sostenibilidad debe estar siempre acompañada del bienestar. Vamos a pasar más tiempo del habitual en nuestras viviendas, por lo que las edificaciones deben garantizar ciertas características, recogidas ya en las viviendas del futuro de Habitat, CoHabit-20, que potencian la eficiencia, la salud y el bienestar, reportando numerosas ventajas para el cliente. Se trata de marcar la diferencia, fijar objetivos ambiciosos que nos permitan continuar innovando, siempre con el foco en la responsabilidad, la calidad y la sostenibilidad.

El sector inmobiliario de forma conjunta debe seguir apostando por la innovación como clave para la conservación de los recursos naturales, la maximización en la utilización de recursos, la gestión eficiente del ciclo de vida y, en definitiva, la reducción de la huella de carbono y nuestro impacto medioambiental; así como por la creación de estándares de vivienda más saludables tanto para nuestros clientes, como para el medio ambiente.

En definitiva, no se trata de adoptar aproximaciones en las que la sostenibilidad se enfoque como una obligación que la sociedad nos exige, sino que debe ser una iniciativa que la propia compañía implementa de manera transversal y proactiva. El compromiso por desarrollar edificaciones que reduzcan al mínimo su impacto medioambiental y que a la par satisfagan las nuevas necesidades de los usuarios sienta las bases de un sendero que todos debemos recorrer; contribuyendo a la planificación y desarrollo de las ciudades futuras. Sin duda, todos los integrantes del sector debemos unir fuerzas para poder afrontar los retos presentes y futuros de forma eficaz y así contribuir a frenar el cambio climático por el bien de la sociedad.