Podemos conseguir grandes logros unidos. ¿Por qué no lo hacemos frente al cambio climático?

En 2020 se produjo la mayor crisis sanitaria, la mayor crisis económica y también la mayor crisis medioambiental que muchos de nosotros veremos en nuestra vida.

Con la llegada del COVID-19 nuestra vida cotidiana se paró de golpe. Las escuelas, los restaurantes y las oficinas cerraron, y la pandemia obligó a muchas personas a conectarse a Internet para mantener el contacto con la familia y los amigos o para hacer negocios. Y como nos afectaba a todos, todos tuvimos que unirnos para hacer frente a la situación

En cuestión de semanas, grandes empresas con miles de tiendas físicas se pasaron al comercio electrónico. Otras adoptaron el trabajo a distancia para toda su plantilla. Empresas y gobiernos establecieron colaboraciones sin precedentes. Y los investigadores desarrollaron vacunas en un tiempo récord.

Pues bien, la crisis climática exige una respuesta igualmente profunda y rápida. Porque la ciencia es clara. El cambio climático es real, es la mayor amenaza a la que se enfrenta nuestro planeta y debemos abordarlo ya, sin demora.

Esto no es algo que sólo esté ocurriendo en la selva del Amazonas o en el desierto de África, nos afecta a ti y a mí. El aumento de las temperaturas, del CO2 y del nivel del mar está incrementando los brotes de cólera, incrementando las tasas de enfermedades cardiovasculares y mucho más. No es sólo una cuestión de responsabilidad, nos conviene ser creativos y hacer algo al respecto.

Cuando miro atrás y veo los avances en materia climática, los últimos años me parecen un punto de inflexión. A raíz del Pacto Verde Europeo, los líderes están trabajando para transformar la economía y la sociedad de la UE y hacerla más sostenible. Europa está mostrando un fuerte liderazgo mundial en lo que a emergencia climática se refiere, como ha hecho durante muchos años.

En Facebook, compartimos la visión europea de un futuro más verde. Como empresa tecnológica mundial y plataforma que conecta a más de tres mil millones de personas, somos conscientes de nuestra responsabilidad. Las empresas como la nuestra tienen el poder de conectar a las personas entre sí para marcar la diferencia a gran escala, amplificar las voces marginadas y compartir información importante.

Hemos visto los resultados cuando las personas se unen, tanto en el mundo online como fuera de él, para lograr cambios dentro de sus comunidades. Lo vemos en nuestras plataformas constantemente.

Por ejemplo, el grupo de Facebook VeryNile ya ha retirado más de 47 toneladas de basura del río Nilo con la ayuda de miles de voluntarios. A través de Facebook, hay quienes han recaudado más de 3.000 millones de dólares para apoyar a las personas y las causas que les importan, incluidas organizaciones y causas medioambientales, como el grupo holandés The Ocean Cleanup, dedicado a eliminar la contaminación por plástico de nuestros océanos. Gracias a las herramientas de donaciones benéficas de Facebook, este grupo ha recaudado millones de dólares de personas de todo el mundo para impulsar su causa.

Además, las pequeñas y medianas empresas también utilizan nuestras plataformas para promover productos y servicios sostenibles. Un ejemplo es Mit Ecken und Kanten, una tienda online con sede en Núremberg (Alemania) que vende productos sostenibles y de comercio justo que, de otro modo, se tirarían a la basura debido a pequeños defectos o a un embalaje antiguo. Su fundadora, Jessica Könnecke, ha utilizado Facebook e Instagram para dar a conocer la historia de su empresa, y atribuye a estas plataformas hasta el 35% de sus ventas.

Y es que, una de las mayores lecciones que hemos aprendido de la pandemia es lo poderoso que puede ser Facebook para conectar a la gente con consejos e información precisa de expertos, en medio de una crisis global. Por eso estamos adoptando un enfoque similar para la crisis climática. El año pasado lanzamos el Centro de Información de Climatología, un espacio en Facebook dedicado a conectar a nuestra comunidad con noticias y recursos fiables de las organizaciones climáticas más importantes del mundo, así como con acciones que la gente puede llevar a cabo para combatir el cambio climático. Hemos hecho el centro accesible, incluso entretenido, a propósito. Queremos utilizar el poder de nuestra plataforma, nuestra red y nuestras asociaciones para ayudar a construir un futuro sostenible.

Ahora estamos ampliando el centro a más países, incluyendo Arabia Saudí, Bélgica, Brasil, Canadá, España, India, Indonesia, Irlanda, México, Nigeria, Países Bajos, Sudáfrica y Taiwán.

También estamos poniendo en práctica lo que predicamos, sacando partido a una década de trabajo para reducir la huella medioambiental de nuestras operaciones en todo el mundo. En 2020, logramos cero emisiones netas de carbono en nuestras operaciones globales y vamos camino de estar 100% apoyados por energías renovables. Además, el año pasado nos marcamos el ambicioso objetivo de alcanzar cero emisiones netas en toda nuestra cadena de valor para 2030.

En nuestro sector y fuera de él, vemos que las empresas toman medidas. Esto es alentador, pero se necesita mucho más. Se necesitarán todos los sectores de la industria y de la sociedad para que esta transición sea un éxito. Es hora de que las empresas de todo el mundo se reúnan y estudien cómo pueden lograr el objetivo de cero emisiones y apoyar la transición hacia ese tipo de economía.

Esta pandemia nos ha demostrado que lo imposible puede ser posible, y quizás incluso más fácil de lo que pensamos. Así que aprovechemos esta oportunidad para reflexionar.