Ence aporta al medio rural gallego 190 millones en compra de madera

La actividad de la compañía reporta al mundo rural de la Comunidad Autónoma más dinero que los fondos del Feaga y del Feader de la PAC y beneficia a más de 450.000 propietarios y 150.000 comuneros, además impulsar la actividad de pequeñas empresas y autónomos

Los fondos de la PAC son fundamentales en Europa para garantizar una agricultura y ganadería sostenibles y con una especial incidencia en el entorno rural. Pero en Galicia no solamente actúan estos fondos como dinamizador rural y garantía de futuro. La actividad forestal es uno de los motores de la economía rural gallega, algo fácilmente entendible si se tiene en cuenta que actualmente en la Comunidad se produce más de la mitad de la madera de toda España. El ejemplo más relevante de ello es la empresa Ence en Galicia que, a través de su biofábrica de Pontevedra, compra madera en un sector donde la propiedad está fuertemente socializada. Así, las rentas que genera la compra de madera por parte del grupo llegan a 450.000 propietarios particulares y 150.000 comuneros de Galicia.

Este año se cerrará con unas cifras de aportación directa a las rentas de familias y Comunidades de Montes de Galicia por parte de Ence en el entorno de los 190 millones de euros, principalmente como consecuencia de la compra de madera en el sector forestal, a lo que habría que sumar las propias inversiones realizadas en plantaciones, mantenimiento y limpiezas forestales en los terrenos que aún siendo de su propiedad emplean un gran número de pequeñas empresas y trabajadores.

Además al haber incorporado un criterio de compra de proximidad de productos y servicios en el entorno de su planta de celulosa, la actividad de Ence incide en multitud de pequeñas empresas proveedoras y de servicios que refuerzan el tejido empresarial de pymes y autónomos. Si sumásemos estas inversiones la cifra aumentaría de forma muy notable.

Si detallamos las dos grandes líneas de aportación de la PAC en Galicia en 2019, los pagos directos y los de Desarrollo Rural, se aprecia que por sí sola la aportación de Ence es superior a las dos líneas. Frente a los 190 millones de euros de aporte de Ence, el Feaga gestionó 177,7 millones de euros y el Feader 158 millones. En una comparativa entre el montante directo de pagos de Ence a familias, Comunidades de Montes, autónomos y PYMES del rural gallego y los pagos de estas ayudas de la PAC, Ence como principal actor del sector forestal gallego se sitúa a la cabeza.

Los Fondos de la PAC constituyen nada menos que el 40% de todo el presupuesto de la UE. Sin esos fondos que perciben los agricultores y ganaderos, la cesta de la compra de los ciudadanos duplicaría su coste.

En Galicia forman una parte muy importante de la renta de las explotaciones en sectores como el lácteo o la ganadería de montaña, a la vez que son fundamentales para subvencionar la instalación de nuevos agricultores y ganaderos, la modernización de las explotaciones, el pago de medidas de adaptación y mitigación del cambio climático, y la gestión forestal sostenible del monte gallego, así como la prevención de incendios forestales.

Además, estos fondos con repercusión directa en el rural, al centrarse en la actividad forestal, y dado el nivel de socialización de la propiedad forestal gallega, permiten llegar a familias y empresas del rural a las que no llegan los fondos de la PAC, a la vez que refuerzan las rentas de agricultores y ganaderos que igualmente son propietarios forestales o comuneros en Comunidades de Montes. Lo que contribuye de forma decisiva a una sinergia para mantener un rural vivo y en actividad y fomenta la cohesión económica y social.

“Estamos atravesando tiempos muy complicados en los que hay que sumar rentas a los propietarios, puestos de trabajo en el rural y cotizaciones a la Seguridad Social para que las familias puedan seguir tirando para adelante, y eso no es posible sin un sector industrial fuerte que añada valor a las producciones del monte. Cuestionar en la situación actual la actividad de la principal empresa del sector forestal gallego está fuera de sitio. Lo que toca ahora es centrarnos en seguir trabajando para sacar adelante familias, empresas y empleo. Ence tiene un lugar destacado en nuestro sector como empresa vinculada a Galicia, es un eslabón fundamental en la cadena de valor del sector forestal gallego, y pensamos que tiene que seguir siéndolo en el inmediato futuro” afirma Jacobo Feijoo, secretario general de la Asociación Forestal de Galicia.